Sagrada Familia

I. Tengo la Sagrada Familia de Gaudí a menos de un minuto del piso donde vivo en Barcelona y todavía no la he visitado por dentro. Además, paso todos los días por la puerta para coger el metro, veo las colas y nunca me lo planteo.

II. Cuando viajo a otras ciudades, la idea es pagar lo que sea por ver los principales monumento; total, lo más seguro es que ya no vuelva a ir nunca más a ese sitio. Ya que estás allí, lo ves. Y aquí en Barcelona la cosa es diferente porque no tengo esa prisa por visitarla. Sé que voy a tener la oportunidad de verla cuando me lo proponga, pero el tiempo pasa y pasa, y no lo hago.

III. He de decir que el precio también es una condición importante. Hace un mes, cuando venía de camino en el avión, coincidimos con Tati, una amiga de toda la vida. Ella también viene con mucha frecuencia y me comentaba, con mucha razón, que Barcelona es una ciudad que solo se centra en explotar el turismo y, además, no hace distinción entre el turismo nacional y el extranjero. Esto se traduce en que entrar a la Sagrada Familia es notablemente más caro que entrar a otros monumentos del mismo tipo en otras ciudades. ¡Y no está acabada!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s